Los temas de corrupción alejan al ciudadano del Estado y esto mina la confianza que todos debemos tener en las instituciones, afirma Adriana Del Pilar Solano.

En la cultura tributaria nuestro correcto actuar no debe depender de cómo actúan los demás, sino de mis propios valores, principios éticos, morales y convicciones.

Adriana Del Pilar Solano Cantor, subdirectora de Servicio al Ciudadano en Asuntos Tributarios de la Dianafirma en #CharlasConActualícese que, el pago de los impuestos es un deber ciudadano. Sin embargo, más allá de la obligación se debe asumir como un compromiso que se traduce en una contribución que le permite al Estado brindarle bienestar a todos y crecer como sociedad.

Para lograr que más ciudadanos se sumen a este ejercicio voluntariamente, es necesario que la contribución sea vista como una acción alineada al correcto actuar, que visibilice aquellos valores, principios o virtudes que caracterizan a una persona integral en su pensar y actuar.

«Somos conscientes que estamos permeados de situaciones externas que hacen que la motivación de las personas no sea tan favorable hacia el cumplimiento del as obligaciones. Los temas de corrupción alejan al ciudadano del Estado y esto mina la confianza que todos debemos tener en las instituciones», advierte Solano Cantor.

Recalca que nuestro correcto actuar no debe depender de cómo actúan los demás, sino de mis propios valores, principios éticos, morales y convicciones.

«Hay que saber insertar el chip en los ciudadanos para que sean conscientes de la importancia de cumplir con el pago de los impuestos. Lo importante es que una vez el ciudadano vea esta relevancia se observen los resultados en los servicios que se le ofrecen, con una adecuada cultura de servicio hacia el ciudadano», afirma.

 

FUENTE: ACTUALICESE.COM

Conversar con Asesor
¿Requieres ayuda?