En la liquidación laboral el empleador deberá cancelar al empleado cada uno de los valores adeudados por concepto de salarios, prestaciones sociales, seguridad social y demás conceptos que no han sido cancelados, aun cuando el contrato de trabajo se dé por terminado por justa o injusta causa, por decisión unilateral, por la finalización del tiempo pactado o cuando exista mutuo acuerdo.

 

La responsabilidad de pagar la liquidación por parte del empleador, nace al momento de firmar el contrato de trabajo, de manera que no es un pago opcional o que se deba incluir dentro del contrato para que se reconozca, esto quiere decir que siempre se le debe pagar al empleado.

Prestaciones sociales en la liquidación laboral

Cuando se habla de liquidación laboral, generalmente se hace referencia a las prestaciones sociales, puesto que son el concepto que normalmente le debe el empleador a su empleado cuando finaliza el contrato.

Realmente la liquidación laboral hace referencia a que todos los conceptos adeudados al empleado deben ser cancelados, incluyendo la indemnización por despido injusto si es el caso.

Dentro de las prestaciones sociales se encuentran la prima de servicios, las cesantías y los intereses sobre las cesantías, las cuales se calculan de la siguiente manera:

Prima de servicios

(Salario + auxilio de transporte * días laborados) /360

En este caso se debe tener en cuenta que la prima se paga una parte en junio y la otra en diciembre, los días a calcular de la prima no deberían ser superiores a 180, cuando no se adeudan valores anteriores.

Cesantías

(Salario + auxilio de transporte * días laborados) /360

En este caso, el empleador debe consignar las cesantías acumuladas al 31 de diciembre de cada año al fondo de cesantías, a más tardar el 14 de febrero del siguiente año, por ende, el valor de los días a pagar en la liquidación laboral no puede ser superior a 360, esto quiere decir que, cuando finalice el contrato, el empleador solo deberá pagar el valor que corresponda al año en curso.

 

Intereses sobre cesantías

(Cesantías * días laborados * 0.12) /360

Aplican las mismas consideraciones que las cesantías, solo se deben cancelar al empleado los valores que adeude del año en curso, puesto que, los años anteriores deben cancelarse en enero del año siguiente.

Vacaciones

(Salario * días laborados) /720

Aunque las vacaciones no son prestaciones sociales, normalmente se incluyen dentro de este concepto, puesto que, deben ser pagadas en la liquidación laboral, por otro lado, las vacaciones se deben otorgar al empleado por cada año de servicio, aunque estas pueden ser compensadas o disfrutadas.

Nota importante

Para cada caso, se deben tener en cuenta los pagos que se le realizaron al empleado que constituyen salario, por ejemplo, dentro del salario se deben incluir horas extras, comisiones, bonificaciones, entro otros. Le recomendamos leer este artículo para tener mayor claridad sobre los pagos que constituyen salario, de igual manera es conveniente leer todos los artículos recomendados para conocer disposiciones especiales que se pueden presentar en cada caso

Plazo para el pago de la liquidación laboral

La liquidación laboral debe pagarse al momento de la finalización del contrato, esto quiere decir que no existe plazo para que el empleador realice los pagos, de lo contrario, el empleador deberá indemnizar al trabajador por cada día de retraso, con un día de salario hasta por 24 meses, teniendo como base el último salario recibido.

Desde el mes 25 el empleador deberá empezar a pagar intereses de mora a la tasa máxima de créditos de libre asignación certificados por la Superintendencia Financiera.

Por otro lado, el empleado también podrá solicitar a su exempleador el certificado de pago de la seguridad social y parafiscales por el tiempo laborado, que deberán estar saldados al momento de la liquidación laboral, de lo contrario se deberá tener en cuenta lo estipulado en el artículo 65 del Código sustantivo de trabajo.

FUENTE:  https://dianhoy.com/liquidacion-laboral/