Recordaran que el artículo 336 del estatuto tributario, contempla una limitación para los beneficios tributarios (rentas exentas y deducciones) del 40% o 5.040 UVT. Ese 40% tenia como base los ingresos, pero restados los ingresos no constitutivos de renta. Limitación que no presentaba mayor dificultad.

Sin embargo, con ocasión de la sentencia C-120 de 2018, al permitirse a los independientes que pertenecen a la cédula de rentas de trabajo, detraer los costos y las deducciones, la DIAN ha optado por incluirlos dentro del renglón 33 del formulario (ver foto)

Es decir, que los ha equiaparado a los ingresos no constitutivos de renta ni ganancia ocasional. Pero ¿Qué efecto tiene esto? Precisamente al incluirlos como ingreso no constitutivo de renta ni ganancia ocasional la liitación del 40% contenida en el artículo 336 del estatuto tributaro se hace menos favorable, pues al existir una menor base de aplicación de la limitacion, menor será el monto de las deducciones y las rentas exentas que pueda tomarse la persona natural.

Algunos han considerado que no es del caso, por cuanto la base para liquiidar la limitación del 40% es ingresos menos ingresos no consittutivos de renta ni ganancia ocasiona, sin incluir en la resta los costos y gastos, es decir, aplicando en un sentido natural y obvio el artículo 336 del estatuto tributario.

Pese a ello, creemos que perdemos la discusion quienes pretendemos dar esa batalla. Primero, porque en caso de que se esté obligado a declarar de forma electronica, no hay forma de detraer esos costos y gastos sino es en ese renglón. Cambiar la naturaleza de esos ingresos para incluirlos en la cédula de rentas no laborales, desnaturaliza la norma y hace que puedan perderse otros beneficios.

Por otro lado, leyendo detenidamente la sentencia C-120 de 2018, la Corte Constitucional señaló:

«Para ello debe reiterarse la consideración realizada por la Sala en la sentencia C-668 de 2015[31], en el sentido que dichos beneficios se aplican a las rentas netas que perciben los trabajadores asalariados, lo que es una situación diferente a la de los trabajadores independientes, para quienes los ingresos que perciben son brutos, hasta tanto precisamente no se descuenten dichos costos y gastos.»

Así por cuantos las rentas exentas y deducciones son considerados beneficios tributarios, los mismos, operativamente irían después de la detracción de costos y gastos, y consecuentemente la limitación.

Lo cierto, es que si bien la discusión está abierta, operativamente hay muy poco por hacer los contribuyentes en este aspecto.

¿Usted qué opina?